1.1.06

Memorial "Jesús Gil"


El pasado 30 de diciembre, viernes, se disputó en el estadio Vicente Calderón un partido amistoso entre Atlético de Madrid y Real Madrid. El partido no tenía otro motivo que recordar a Jesús Gil, presidente del club colchonero hasta su fallecimiento, en mayo de 2004.

Jesús Gil fue un hombre que no pasó desapercibido para nadie, algunos más o algunos menos, pero todo el mundo conocía a este peculiar personaje. Era muy socorrido en programas de televisión y radio, por aquello de que no se callaba ni debajo del agua y tenía cierta gracia. Pero lo que yo pretendo no es recordarle, sino resaltar la hipocresía que el miedo a la muerte provoca en el ser humano. Porque, a la pregunta que se les hacía a algunos participantes sobre cómo era Jesús Gil, todos coincidían en resaltar que "era una gran persona".


Y todo porque está muerto. ¿Nadie tiene el valor de reconocer que este hombre era un auténtico mafioso (por no utilizar epítetos malsonantes utilizo este, bastante suave para lo que era él)?. Simplemente, durante su etapa como presidente atlético, se vio envuelto en más escándalos de los que pueda recordar. Como aquella vez que le propinó un puñetazo al tesorero del Compostela porque "había faltado al respeto a los votantes de Marbella". O aquella otra que se dejó los pulmones echándole la bronca al "tren" Valencia delante de todo el mundo, y utilizando los más crueles insultos (y los más racistas también, por otro lado). O todos los chanchullos que tenía que llevaron al equipo a un descenso a Segunda División tras ser intervenido judicialmente. O, años antes de llegar a ser presidente de este equipo, la provocación de un accidente que le costó la vida a varias personas en Los Ángeles de San Rafael. Y mucho más que no merece la pena recordar aquí.

Pero claro, ahora está muerto, y está feo hablar mal de un fallecido. Así que todo eso está olvidado y, de repente se ha convertido en una gran persona. Aunque, por otro lado, tampoco creo que fuera imaginable que alguien, tras ser consultado por el periodista de turno, respondiera: "Pues sí, Gil era un poco hijoputa....". Pero una cosa es ser políticamente correcto con la prensa y otra muy distinta hacer un memorial a una persona como ésta. Y más aún el querer hacerla todos los años. ¿Realmente merece tanto la pena recordarlo? Quizás para no caer en los mismo errores del pasado, sí.

11 comentarios:

  1. Anónimo2/1/06 10:27

    Míralo así: cuando te mueras, y en esta frase no hay premonición ni deseo, tú también te convertirás en una buena persona.

    ResponderEliminar
  2. ¿Participó la casa Armani en ese primer memorial?

    ResponderEliminar
  3. Pues con el historial que dices que tiene... definitivamente no merece la pena recordarlo... Ahora, en gustos se rompen géneros y pues hay de todo en este mundo tan loco...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lo que es para olvidar es el programita que le dieron en Tele5 con la Jeanette Rodríguez. Tela marinera, sailor cloth, al loro, manda cojones...

    ResponderEliminar
  5. Y Gil, y tal y tal...
    y Gil, y tal,
    y Gil, y tal y tal....

    ¡¡GIL SUPERSTAR!!

    Lamentable ciertamente

    ResponderEliminar
  6. Deberían rebautizarlo como memorial Papuchi, en homenaje al doctor iglesias puga.

    ResponderEliminar
  7. hoy he oido algo parecido acerca de sharon, un tio al que he oido llamarle hijo de puta, con todas las letras, en un programa de radio, sin que el presentador dijese ni mu, y ahora en esa misma emisora lo llaman "la unica esperanza que quedaba para la paz", joder esto esta mañana, a este cuando muera me lo hacen santo !!!

    ResponderEliminar
  8. Lo mismo pensé yo cuando me di cuenta que le habían cambiado el nombre al "torneo navideño villa de Madrid" como se llamaba antes, pero bueno, Carmina era muy buena persona y Papuchi un gran trabajador…
    Por cierto, Sharón si ha sido siempre un hijo de puta, pero también ha sido el único que ha tenido los huevos de retirase de Gaza cuando lo normal era bombardearla…

    ResponderEliminar
  9. Es muy difícil que se diga que hay un hijoputa muerto cuando se muere alguien que ha sido un hijoputa en vida. Ejemplos los hay para todos los gustos y opiniones. Hay un "sketch" de Martes y 13 sobre el entierro de un tal Demetrio que es graciosísimo y clarificador.

    Por ejemplo, cuando murió el árbitro Guruceta (madridista confeso y practicante en el terreno de juego, y condenado a título póstumo por un tribunal belga por dejarse comprar en un partido que arbitró al Anderlecht de Bruselas), se le guardó un minuto de silencio -que yo no respeté- incluso en el Calderón, y el diario Marca creó el premio Guruceta, todavía vigente, que se otorga cada temporada al mejor árbitro español. Todo porque se había muerto en un accidente de tráfico, ya que en vida sólo lo defendían los madridistas. Con razón, eso sí. Claro que el Marca no es que sea del Barça o del Atleti precisamente.

    A Gil, mafioso impresentable y fascista de pro entre otras "cualidades", se le crea un memorial en el que, curiosa y desinteresadamente, participa el Madrid. Se conoce que a Florentino y a Cerezo no les conviene que se olvide esa figura que les hace parecer buenos.

    ResponderEliminar
  10. no me gusta como criticais a jesus Gil, era una excelente persona y un buen presidente para su equipo, cometiera los errores que cometiera quien no se equivoca alguna vez? todo lo que izo lo izo con buena intencion siempre discpuesto a ayudar a los demas...fue un gran hombre!!ninguno de vosotros puede demostrar lo contrario...

    ResponderEliminar
  11. ? Este último está de guasa, no? de sobras es conocido lo cabronazo que era el personaje éste. Pero, como ya han dicho, el problema es que queda mal insultar a un muerto.

    Por cierto, el caso Gurruceta este que han comentado, me parece más bién una especie de broma sarcástica (premiar al mejor árbitro con el "nombre" de un árbitro pésimo).

    ResponderEliminar