14.11.06

Personajes del curro: Benito

Benito es uno de los trabajadores más antiguos de la empresa. De hecho, tal es su antigüedad, que su número de técnico es el 3, y actualmente a los que entran les asignan cifras superiores a 3000. Se puede decir que estaba él antes que las puertas de la oficina. Como todos los de su grupo (el de Banca), es un poco autista, puesto que los componentes de dicho grupo, parece que sólo hablan entre ellos, sin relacionarse lo más mínimo con los compañeros que estamos por la oficina. Pero si Benito es famoso por algo en la oficina es por las reparaciones que hace. De él se dice que con un chicle y un destornillador es capaz de arreglar un cajero automático. Aunque nunca he tenido la oportunidad de comprobarlo, ya que como no habla con el resto de compañeros, nunca se lo he podido preguntar.

Pero últimamente a Benito le ha caído una losa. Hace tiempo le dieron el teléfono que antes le pertenecía al que ahora es mi jefe. Por lo tanto, en los primeros días, mucha gente le llamaba preguntando por Raúl. Hasta que llegó el asunto a nuestros oídos. Desde entonces raro es el viernes en el que no le llamamos preguntando por Raúl, poniendo el manos libres del teléfono para escuchar su reacción. Como aquel día en el que le llamó Javi, el del almacén, preguntando por Raúl ("no soy Raúl, soy Benito"), y diciéndole a ver si le podía él ayudar, que estaba tirado en una gasolinera y no sabía qué hacer. Mantuvo la conversación durante cinco minutos en los que hizo un tremendo alarde de improvisación, mientras el otro intentaba darle todo el rato el teléfono de la oficina para quitarse el marrón de encima. Finalmente, Javi accedió a que le diera el número en cuestión que, dicho sea de paso, termina en cinco. Cuando terminó de decirlo, todos los que estábamos presentes escuchando la conversación irrumpimos con un sonoro "por el culo te la hinco, Benito".

O ese otro día en el que le llamó Jose, el antiguo Número 2, haciéndose pasar por un técnico de Valladolid, que esquivó los insultos iniciales de Benito al preguntar por Raúl, sospechando que se trataba de una broma, diciéndole "perdona, Benito, pero no te conozco de nada como para que me insultes así". También se extendió la conversación durante varios minutos y también terminó con el consiguiente "por el culo te la hinco, Benito".

Pero lo más gracioso viene cuando Benito llega a la oficina, y pasa por delante del puesto de Raúl. Con cara de cachondeo y tono de broma, le dice: "¿Qué pasa, Benito? ¿Algún recado?".

5 comentarios:

  1. esto me recuerda la famosa broma-escarnio de Manolo Caraehuevo, con la que nos hemos tronchado de risa en el trabajo.

    De todas formas sois unos cabrones... :-))

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy Benito y esto me parece una ofensa intolerable. Los del departamento de registradoras sois unos capullos y por eso los de Banca no os dirigimos la palabra ni os la dirigiremos jamás de los jamases.
    Como te pille mañana en el trabajo te voy a abrir el ojal con un chicle y un destornillador, Fernandito, que eres muy simpático.
    PD. ¿Quieres el número de la oficina, amor mío?

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, en efecto, Jinete, el paralelismo con nuestro querido "Manolo" es clarísimo.

    Veo que el Ídolo y sus secuaces (no en vano, él es el "número 2") trabajan duro, pero duro de verdad: cuando no están puteando a Benito, se marcan unos Karts, y aquí peich y después jander.

    Si ejque...

    ResponderEliminar
  4. Nunca me gustaron las bromas por telefono, ja, sera porque me han hecho muchas, hace poco me entere que un amigo mio estuvo hace como 10 años llamando como por un año haciendo bromas de madrugada, ja, por el cambiamos el numero de telefono y despues me entero que era uno de mis mejores amigos, se entendió? pq me enrede un poco

    (jajaj el numero 2, siempre me causa)

    ResponderEliminar
  5. Me los imagino divirtiéndose como enanos y sin dejar de molestarlo..... La verdad es que me reí bastante con sus ocurrencias, pero también es verdad que el pobre hombre me inspira sentimientos de ternura... jajaja.
    Saludos.

    ResponderEliminar