8.9.06

Las cosas claras

¿Qué cuesta hacer las cosas bien? Con un poco de esfuerzo se puede lograr hacer de una encrucijada un lugar claro de paso, sin dar lugar a ningún tipo de duda. Sólo hace falta un poco de dedicación a la hora de confeccionar los carteles de indicación. El caso que propongo aquí es una clara muestra:



Esto es lo que puede encontrarse en una de las múltiples obras de la capital. Por si hay dudas al respecto, amplío la información que se puede obtener de dichos carteles:


Cartel 1: ¡Atención! Maquinaria pesada. Está bien que nos avisen de ello, aunque si es muy pesada será complicado no percatarse de su presencia.

Cartel 2: Prohibido permanecer en el radio de acción de la maquinaria. Estupendo. Habría que saber cuál es exactamente ese radio de acción para saber con exactitud dónde no se puede permanecer.

Hasta aquí las cosas están claras. Hay maquinaria pesada y no se puede permanecer en un lugar en el que esas máquinas le puedan alcanzar a uno. Pero hay más carteles:


Cartel 3: ¡Peligro! Cargas suspendidas. Si es que ya me lo decía mi padre: "Hijo, los suspensos no son buenos". Ahora empiezo a entender lo que quería decirme.

Cartel 4: Prohibido permanecer bajo cargas suspendidas. No sea que por el efecto dominó le suspendan a uno también. Y mejor que no, que bastantes suspensos tuve en su día.

Así que la cosa está clara, ¿no? Sabemos que hay maquinaria pesada y que no puede uno acercarse a su radio de acción, así como tampoco puede uno quedarse bajo una carga suspendida. Es decir, habría que ir mirando si la maquinaria nos pudiera alcanzar de alguna manera al mismo tiempo que habría que mirar hacia arriba, no sea que nos cayera un suspenso del cielo. Visto el panorama, lo mejor es evitar ese paso e irse a otro lado, ¿no? ¡Pues no! Porque aquí entra en juego el último cartel, el que lo deja todo atado y bien atado, explicado y bien explicado:


Cartel 5: Paso obligatorio para personas. Es decir, que si uno, en vista del peligro que puede correr su integridad física, decidiera intentar el paso por otro lado menos peligroso, donde no hubiera maquinaria pesada acechando, ni suspensos esperando echarse encima de uno, estaría incurriendo en una terrible ilegalidad. Y hay más: Si uno se fija en lo que el humor typical spanish ha hecho sobre esta última imagen en forma de dibujo, se percatará de que no sólo es paso obligatorio para personas, sino que esas personas deben ser de sexo masculino. El tema del tamaño y grosor de la masculinidad del tipo de la imagen es algo que no debe ser analizado aquí, sino más bien en un congreso médico o en una sala X.

Y es que, como decía al principio, cuando se hacen las cosas bien, no hay lugar para las dudas ni las interrogaciones.

8 comentarios:

  1. ¿Y varones suspendidos sobre el área de acción de la maquinaria pesada? ¿Se puede? Por si las dudas, vamos con vos.

    ResponderEliminar
  2. Sólo falta un cartelito del ayuntamiento de Gallardón en el que se indique que el peatón madrileño será siempre el responsable de cualquier accidente que pueda ocurrir, porque ellos ya han avisado de tal posibilidad.

    ResponderEliminar
  3. El orden de los carteles altera el producto? Porque seguramente algun significado hay en ello... por esto la propiedad conmutativa siempre me resulto confusa... será por las cargas.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que sí lo altera. La ubicación de los carteles debe estar muy meditada y en ella habrán intervenido las más preclaras mentes, para de esa manera lograr la transparencia y claridad que han logrado. Si pusieran, por ejemplo, el cartel de ¡Atención! Maquinaria pesada junto al de Prohibido permanecer bajo cargas suspendidas, ello podría inducir a un terrible error, ya que el lector se encontraría ante un vacío de significado que le haría dudar de por dónde pasar, de si se puede permanecer y de un sinfín de cosas más. Al menos es lo que yo pienso.

    ResponderEliminar
  5. No olvidemos que ése es un paso OBLIGATORIO para personas, por lo que creo que si estás ahí y quieres dar la vuelta porque ves una carga suspendida sobre tu cabeza o una máquina pesada a tu lado, no puedes dar la vuelta; debes pasar por allí y olvidarte de elucubraciones so pena de infringir la ley, quizá severamente, o de no ser considerado persona. Si esto último te eximiera del pago de impuestos sería recomendable hacerlo, pero no creo que la imperiosa necesidad recaudatoria de Gallardón y sus 40 concejales lo permitiera. Lo más probable es que el citado equipo aplique la primera posibilidad y te sorprenda con una multa de pingüe cuantía. Como siempre, que el que ese individuo pase a la historia lo tenemos que pagar todos los madrileños, queramos o no.

    ResponderEliminar
  6. peor es que no pongan ningún cartel... por mi barrio estuvieron haciendo el pavimento definitivo con cordones y todo... pero no ponian carteles cuendo cortaban calles o era peligroso pasar, y tuvimos unos meses con bastantes quilombos... y no te cuento el fin de semana que llovio cuando todavia no habian puesto el material, no se podia cruzar la calle sin enterrarte hasta la rodilla de barro y arcilla... pero en fin, no me quejo (mucho) poruqe ahora el barrio esta lindo...(o algo asi, je)

    ResponderEliminar
  7. Que lastima esto de no tener una Digicam de esas... De lo contrario, te mandaba alguno de los cartelitos que se estilan por Las Inglaterras.. xD
    (muuahhehhhihihahhahaaaa!!) Perdona Malandrin, no lo he podido evitar!! :)
    Espero que lo estes pasando bien por mi tierra. Tus hermanos no tardaran en mandarte de vuelta a Madrid... :p
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. no sé por qué no salió mi anterior mensaje...
    lo cierto es que no contenía nada demasiado interesante, sólo que comprenderé que estés agobiado durante tus vacaciones porque te has marchado sin verme, pero que tranquilo, que disfrutes y que pronto volveremos a encontrarnos!

    ResponderEliminar