14.6.05

¿Y ahora qué digo yo?

Hace tiempo que la gente me había hablado de la conveniencia de crear blogs de éstos, bitácoras o como se las quiera denominar. Yo me resistía a crear uno, porque tengo poco que contar, y ese poco me lo suelo guardar para mí. Pero he aquí que, por un error absurdo, me he creado uno (y ha sido un error, lo juro), y ahora me veo ante la tesitura de escribir algo. ¿Y qué cuento yo ahora? Es más, ¿leerá esto alguien que no sea yo? Así que si estás leyendo esto, una de dos: Siéntete un privilegiado, porque serás de los pocos a los que les dé esta dirección, o siéntete un desgraciado por idéntico motivo.

No prometo que lo que aquí escriba sea interesante. De hecho, ni siquiera prometo escribir aquí. Quién sabe, quizás le pille el gustillo a esto y esté dando la vara todo el día... o no.

5 comentarios:

  1. OHHHH!!! MI NIÑO SA HECHO UN BLOG ^^ K WAY!!! YO SI QUE ME PASARÉ A LEERLO WAPISIMO!!! MUAAAAAAAKA!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo también te leeré "en vez en cuando". Es más fácil saber de ti por medios cibernáuticos que directamente. Bienvenido y suerte.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, bienvenido al rollo blog. Nos veremos en la confluencia de nuestros respectivos, vaya.

    ResponderEliminar
  4. A mi me gusta que lo hagas, porfa, no me dejes sin leerte que me gusta hacerlo aunque sea de tarde en tarde.
    Ya sabes que soy flojona abriendo el chisme.

    ResponderEliminar