3.10.05

Eclipse


Hoy ha habido un eclipse. Pocos son los que no se han enterado del evento. Desde mi particular posición laboral (recorriendo Madrid con el coche) he podido ver cómo había empresas enteras en la calle para contemplar tan singular acontecimiento. ¿Realmente era un hecho tan importante como para, prácticamente paralizar una ciudad entera? ¿O es que cualquier excusa es buena para escaquearse un rato del trabajo? Yo, el único efecto que he notado, ha sido un oscurecimiento no demasiado exagerado, aunque sí que me ha obligado a encender las luces de cruce.

Era curioso también comprobar los medios con los que la gente miraba hacia el sol, o hacia lo que dejaba la luna que se viera del astro rey, en muchas ocasiones haciendo caso omiso a las recomendaciones que se nos han dado desde diversos medios. Gente con radiografías, con caretas de soldadores, e incluso, en el colmo de la imaginación (y puede que de la cutrez), con algo que se asemejaba al disco que hay dentro de un disquette de ordenador. Eso es lo que estaba utilizando el señor que iba detrás de mí en el habitual atasco de la M-30. Pero en este caso, me ha encantado además los otros usos que le daba al disco. Estábamos parados, el hombre mirando hacia el sol con el mencionado artilugio y yo no perdiendo detalle de la situación mediante el espejo retrovisor. Cuando se ha cansado de mirar, ha empezado a rascarse la cara con él, y si la caravana no se hubiera puesto en marcha, quién sabe qué más usos le habría dado.

Los que lo han visto (no sé si con radiografías, con disquettes o con qué) dicen que ha sido un espectáculo precioso. Lo cierto es que a mí no es algo que me haya interesado ver, aunque sí que podría haberlo utilizado como excusa para no trabajar durante un rato.

6 comentarios:

  1. Pues yo lo he visto en el suelo, en la sombra de las hojas de los árboles, sin que peligre mi vista; los eclipses son cosa interesante; además, es de las pocos espectáculos que no precisan la tele para existir y ser hermosos, y suelen tener máxima audiencia...

    El tío al que espiabas, si hubiera tenido un lápiz óptico, se hubiera escarbado todo el cerumen de las orejas y un mar de mocos, y perdón por la imagen sugerida.

    ResponderEliminar
  2. pues a mi me importa tres cojones (con perdón, o sin el) el puto eclipse...estoy harto de que me digan lo que tengo que mirar y lo que no, joder que se dediquen a acertar las previsiones del tiempo, y me dejen en paz, total el año que viene habrá dos eclipses más de estos que no volveremos a ver hasta el siglo que viene...

    P.D. Lo de no mirar porque te quedas ciego me recuerda a lo que me decia el cura de mi pueblo sobre la masturbación... supongo que la ecologia es la nueva religión :-))))

    ResponderEliminar
  3. No, galileo perdió un ojo por mirar directamente al sol. Está científica y empíricamente comprobado. Y la gente no mira al eclipse por ecología, sino porque lo dicen por la tele, que es la verdadera nueva religión...

    ResponderEliminar
  4. Cuando era niña hubo uno aquí en México, lo recuerdo perfectamente bien. En la escuela nos pusieron televisiones para verlo y suspendimos las clases por un ratito. Tengo un buen recuerdo de ese momento. Después he visto eclipses lunares, varios, y también son bonitos... pero nunca como un eclipse solar.

    ResponderEliminar
  5. Rochem:
    En un estado libre, incluso en una dictadura, tienes la potestad de mirar un eclipse, los árboles, las obras, etc. o de no hacerlo.

    En una dictadura o en una organización integrista te podrán decir que no te masturbes, aunque ambos estemos seguros de que no te quedarás ciego aunque lo hagas diez veces diarias.

    Pero también estoy seguro de que como mires diez minutos seguidos directamente al sol, con eclipse o sin eclipse, te apuntas a la ONCE al día siguiente. Hacer una apuesta al respecto sería una canallada por mi parte.

    ResponderEliminar
  6. ¬¬ ... yo lo ví con la careta de soldador y con lo de dentro de los diskets...

    ResponderEliminar