31.10.05

¿Quién puede matar a un niño?

Inquietante película de 1976 de Narciso Ibáñez Serrador. En ella se cuenta la historia de una pareja de ingleses que viajan a la Costa del Sol española para empaparse allí del buen tiempo característico de la zona. Una vez allí, deciden trasladarse a una pequeña isla (cuyo nombre ahora mismo no recuerdo), donde él había estado años atrás y que le había gustado especialmente. Pero pronto empezará a comprobar que las cosas no son como él las recordaba, pues algo misterioso flota en el ambiente. Dan vueltas por el pueblo, sin que puedan encontrar un solo adulto, únicamente se ven niños. Hasta que descubren que esos niños han matado violentamente a todos los adultos y es cuando realmente empieza la pesadilla.


El otro día estuve acordándome de esta película tras ver en las noticias las medidas de seguridad que se están tomando en algunos institutos españoles, en los que se han puesto guardias (o seguratas) para controlar que los chicos no vendan droga en el recinto escolar, lo cual no dejó de estremecerme. Aún recuerdo mis tiempos mozos en el colegio. Éramos un poco gamberros, claro, pero jamás le faltamos al respeto a ningún profesor, y si nos castigaban de alguna manera (algunos nos lo ganábamos a pulso, por cierto), siempre cumplíamos ese castigo sin rechistar, aunque lo consideráramos injusto. Cuando algún chico de cursos superiores te vacilaba, tenías que bajar la cabeza y aceptar el vacile, que tampoco solía ser demasiado humillante, por otro lado. Es decir, no había demasiada malicia. Pocos años después, cuando me tocó a mí ser el mayor y, por tanto, el abusón (o eso pensaba yo), ya vislumbré un cambio que no se me antojaba justo. Los niños pequeños (o menores que yo al menos) que serían objeto de mis vaciles, se habían vuelto unos contestatarios, y la situación de superioridad no era, ni de lejos, tal y como me la imaginaba yo. Es decir, cuando era pequeño era víctima de los vaciles de los mayores, y cuando por fin podía resarcirme de todo aquello, los niños pequeños eran casi más vacilones que los grandes. El caso es que yo nunca pude vacilar como hubiera deseado.

Pero ahora la situación se ha desmadrado. Ahora son los alumnos los que agreden en muchos casos a los profesores, y son éstos los que acuden a los centros atemorizados. Para colmo estuve hablando con dos amigos y hermanos entre sí que están trabajando de profesores que me estuvieron contando experiencias personales realmente preocupantes. Pero lo que más me indignó fue la insolencia de los padres, aún mayor que la de sus hijos. Y me pusieron un ejemplo esclarecedor: Un alumno que había tenido una pelea con otro y que le había propinado un cabezazo (un skin, según me dijeron) y que, al comunicárselo a los padres del agresor, éstos dijeron indignados que eso era mentira, que su hijo no hacía esas cosas, poniendo de embusteros a los educadores del centro. Ante eso, evidentemente, el niño se crece, y hace aún más lo que le sale de las narices. Y así estamos como estamos ahora, que es más seguro acudir a una cárcel que a un instituto.

5 comentarios:

  1. Los tiempos han cambiado. Hay padres que, por una mala nota de sus hijos que ellos consideran incorrecto, van hasta el colegio y descargan su rabia con la maestra, hasta incluso son capaces de pegarles como he escuchado hace poco. La gente esta muy histérica, nerviosa y depresiva. Hay muchas maneras de aclarar el asunto pero lo + preocupante es que la solución para ellos se halla en la violencia. Y en el mismo ambiente crecen sus hijos, que luego imitan las conductas de sus padres y es una cadena que no termina hasta que haya un cambio.

    ResponderEliminar
  2. Me preocupa y es parte de lo que me disuade de tener hijos: ¿en qué mundo van a crecer? Por otro lado, pienso en la frase del gran Louis Pasteur: No evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles mas bien a superarlas. Ahora se tiene miedo a traumatizar a los hijos si se les dice que no, cuando en realidad es un favor que se les hace.

    Por otro lado, idolo, una muestra más la tienes en los cabezudos: cuando éramos pequeños, teníamos miedo de que los cabezudos nos dieran un chaquetazo; cuando teníamos edad para ser cabezudos, el miedo lo daban los niños pequeños... ¡y eso que Garijo dispuso que dieran caramelos, porque los golpes eran políticamente incorrectos!

    A ver si un día de éstos veo la peli con el Barbas, y si tal, la comento en 24...

    ResponderEliminar
  3. El sufrimiento es necesario para madurar según mi psiquiatra preferido. Y es tan acertado lo que dice como esa frase de Louis Pasteur (me encantó!).
    Yo creo que los padres (no todos) son mucho + permisivos que antes. Se despreocupan de sus hijos, les permiten demasiadas cosas sin mirar con ojo crítico, tienen miedo de las reacciones de ellos si les dicen no... Es decir, que de alguna forma les permiten hacer lo que quieren, hecho que no me sucede a mí, pero se nota que el "abandono" parental deja sus huellas. Muchos adolescentes estan perdidos porque no tienen un apoyo por parte de sus familias, se manejan solos en la vida.

    ResponderEliminar
  4. La peli mola mazo. A éste paso los alumnos van a jugar a la piñata con los profesores.

    ResponderEliminar
  5. La isla era Almanzora cuando quieras t llevo

    ResponderEliminar