6.10.05

Wild Wild West

Los turistas que viajan estos días a Florida están siendo avisados y prevenidos. Si en Madrid se intenta informar sobre posibles robos, en el estado americano se hace contra algo mucho más serio: evitar enfrentamientos con cualquier persona. El motivo es claro. Ha entrado en vigor una nueva ley por la cual un ciudadano puede disparar a otro en plena calle si se siente amenazado por él. Por lo tanto, dicha ley amplía el radio de acción de los pistoleros, que hasta ahora sólo podían disparar en su casa. Ignoro si en el jardín también, si lo tuviera.

El principal impulsor de la ley, el gobernador Jeb Bush, hermano del presidente norteamericano George W. Bush, ha defendido el uso de las armas para que cualquiera pueda sentirse protegido contra cualquier amenaza. Pero, ¿quién determina lo que es una amenaza y lo que no? ¿Hay algún límite que haya que pasar para que alguien merezca ser disparado? ¿O alguien puede disparar a otro y decir que es que no le había gustado la forma en la que le había mirado porque le había resultado amenazante? ¿Será esto un excusa para los paranoicos que haya por la ciudad, para que puedan disparar al primero que se encuentren por la calle? Si alguien se siente amenazado por la policía, ¿puede abrir fuego contra los agentes? Y lo que es más importante, si alguien se siente amenazado por el señor Bush (por cualquiera de los dos, George o Jeb), ¿podrá también dispararle? ¿Para qué servirá entonces la policía, si cada cual podrá resolver sus asuntos personalmente? ¿Volveremos a la antigua figura del Sheriff? Porque esto se parece cada día más, para regocijo de la Asociación Nacional del Rifle, al lejano Oeste.

Posiblemente esto suponga un empuje para la economía del país, dado que indudablemente verán aumentados sus beneficios tanto la industria armamentística, ya de por sí exageradamente rentable, como las funerarias. Me pregunto por qué los Bush no se habrán metido (pero todos, oiga) a bomberos. Nos habrían ahorrado noticias como esta.

3 comentarios:

  1. Debe ser horrible vivir actualmente en Florida , desde luego a mi no me gustaría.
    Y tienen la poca vergüenza de decir que el estado será más seguro a partir de ahora.

    ResponderEliminar
  2. En Massachussetts -donde tengo un cuñado-, al llegar al aeropuerto, te dicen "Bienvenido a Massachussetts, aquí vivirás más" (no es exacto); en ese estado no son tan permisivos con las armas de fuego (es el estado más progre de EEUU).

    ResponderEliminar
  3. Ahí va un supuesto sencillito con pregunta final y sólo una respuesta:

    Supuesto:
    Paso por el aeropuerto de Miami desde Madrid camino de San José de Costa Rica. Un oficial blanco de inmigración de USA me niega el paso hacia el avión de mi destino final porque le sale de las narices (es una de las atribuciones inapelables de los oficiales de inmigración de USA). Yo, como no he pasado los trámites de inmigración (que son de obligado cumplimiento aunque yo tenga el buen gusto de no pretender parar en USA y de hacer sólo un transbordo obligado allí), no estoy oficialmente en Miami. Pero, muy cabreado, me pongo a pegar voces en español, ininteligibles para un yanqui medio-alto, que sólo suele hablar inglés y chapurrear algo de "espanglis". El oficial no duda de que soy una amenaza real para él y me mata a tiros.

    Pregunta:
    Con la nueva ley, ¿obró el oficial blanco en derecho, creó un problema internacional o cometió un asesinato?

    Una respuesta (se admiten otras):
    Obró en derecho, que es como dicen los Bush que actúan siempre los yanquis blancos dondequiera que estén.

    ResponderEliminar