8.11.05

Trece años

No, esa no es la edad mental de quien está escribiendo esto, aunque alguno lo esté pensando. Es el tiempo que ha pasado desde que acudí a mi primer concierto, a la tierna edad de catorce años. El 8 de noviembre de 1992 actuaba en Madrid la que por entonces era la banda favorita del común ídolo de todos ustedes (yo): Extreme. Posiblemente muchos asocien este nombre únicamente a la canción "More than words" ignorando la enorme calidad rockera de los discos de esta banda de Boston y que se encargaron de demostrar en el (demolido ya) pabellón de deportes del Real Madrid. Venían para presentar su tercer disco, titulado "Three sides to every story".





Y para allá fuimos mis hermanos (Su y Ernesto) y un servidor. Para presumir, diré que fui yo quien les descubrió esta banda a estos dos insignes bloggeros. El concierto en sí fue muy bueno, aunque no pretendo hacer una crónica del mismo a partir de mis vagos recuerdos. Lo que sí recuerdo con meridiana claridad fue el mareo que me dio dentro del recinto. Al ser noviembre, y conociendo el clima que hace en Madrid por esa época, fui para allá con mi plumas, sin saber el calor que se pasaba dentro de un concierto de rock. Mis hermanos sí que lo sabían (Ernesto había ido anteriormente a otros multitudinarios conciertos, como los de Obús y, sobre todo, Ñu) y sin embargo no tuvieron a bien avisarme previamente. ¿Por qué? ¿Acaso les caía y/o caigo mal? ¿Estaban celosos porque era y soy el pequeño y querían vengarse de alguna manera? Sea como fuere, el caso es que en mitad del concierto, empecé a marearme y tuve que ir al baño a refrescarme, donde por cierto pude ver a Javier Andreu, cantante de La Frontera. Y todo hay que decirlo, Ernesto estuvo en todo momento a mi lado, ejerciendo de hermano mayor, viendo lo que restaba de concierto desde las escaleras, quizás con remordimientos por no haberme avisado previamente. Pero, mareos aparte, el concierto fue del gusto de todos.

Años más tarde pude ver en persona a Nuno Bettencourt (guitarrista de la banda) y Pat Badger (bajista) cuando vinieron a firmar discos a la ya extinta Madrid Rock tras sacar su cuarto y, a la postre, último trabajo "Waiting for the punchline". ¡Hasta me dieron la mano! Para mí fue un triunfo y estuve más insoportable de lo acostumbrado durante una temporada. Aún cuando escucho sus discos recuerdo aquellos años y vuelvo de alguna manera a mi adolescencia y a la edad del pavo, que aún no sé si me ha abandonado, como el desodorante.

7 comentarios:

  1. Aparte de que no me caes muy bien (jeje), no hay ningún otro motivo para no haberte dicho que hacía mucho calor... Lo cierto es que el concierto fue buenísimo, además de barato (3000 pelas de la época a lo sumo, hoy día esos conciertos te salen por un pico...)

    El funk-rock de Extreme era una pasada, pena que se separaran.

    ResponderEliminar
  2. Qué lindos recuerdos! Me encanta "more than words", es preciosa, aparte de ser la única que conozco, jaja! Cómo te kiero!!!!!

    ResponderEliminar
  3. 2800 pesetas exactamente si mi memoria no me engaña. Eso sin contar a los teloneros, Thunder, que también fueron un descubrimiento. Sí que salió barato, sí.

    Ragazza, si lo que te gustan son las baladas, bájate de estos "Song for love", "Hole hearted", "When I first kissed you" o "Rock a bye bye". De nada.

    ResponderEliminar
  4. Joer, el de mccartney, diez años después, fueron 60 eurazos por cabeza... de 16,80 a 60, ¡joer con la inflación!

    La de rock a bye bue no la conozco yo tampoco... pero las otras están chulas.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón: me caes mal. Muy mal.

    ResponderEliminar
  6. No te preocupes, Ernesto, desde ese día lo venía sospechando. No me pilla de sorpresa. Mamón.

    ResponderEliminar